Código de conducta de Erbe Elektromedizin GmbH

Nuestros empleados se comprometen expresamente a respetar las leyes y el derecho. También esperamos esta actitud de nuestros socios comerciales en todo el mundo.

Ninguno de los empleados de Erbe participa en operaciones que aspiran de modo manifiesto a evitar el cumplimiento de las leyes o normas de conducta de nuestra empresa.

La buena cooperación de todos los empleados está marcada por el respeto mutuo y por unas relaciones abiertas y honestas. Se respetará siempre la dignidad personal de cada individuo. Huelga decir que esto también se aplica al trato con socios comerciales en todo el mundo.

Nuestro equipo directivo sirve de ejemplo a todos los empleados y tiene siempre presente los intereses de la empresa y el éxito económico.

Nuestra buena reputación se basa en la integridad de la empresa gracias a una conducta ejemplar y conforme a la ley en materia de competencia. Una actuación comercial que beneficie a todos solo puede darse de forma duradera si se basa en una competencia justa y libre cumpliendo estrictamente el orden jurídico.

Anticorrupción
Nuestros empleados cumplen estrictamente con nuestro programa anticorrupción. Por ello solicitamos a nuestros socios comerciales que se abstengan de ofrecer regalos u otros beneficios. Este principio se aplica a todos los países y a todos los empleados.

Blanqueo de dinero, embargos, control de exportación
Erbe respeta la legislación relativa al control del servicio internacional de pagos y al comercio de mercancías. Se tendrán en cuenta y se respetarán las limitaciones a las exportaciones relativas a países, bienes o personas («embargos») así como cualquier otro tipo de régimen de control de las exportaciones.

Medioambiente, seguridad y salud
La protección de las personas implica la protección de su medio ambiente. Erbe se compromete a tratar de forma respetuosa los recursos naturales en la producción, a evitar la proliferación de residuos y a contribuir al desarrollo de productos más modernos y más respetuosos con los recursos.

La protección de las personas implica también la protección de nuestros empleados. Un entorno de trabajo seguro y saludable es para nosotros algo natural.

Información y protección de datos
La protección de la confidencialidad es una prioridad en el tratamiento de los datos de nuestros empleados, socios comerciales y pacientes. Las informaciones confidenciales se protegerán contra el acceso no autorizado de terceros. Los datos personales únicamente se recogerán, procesarán o utilizarán cuando sea necesario para fines claramente establecidos. Se garantiza el derecho a información, rectificación, oposición, bloqueo y cancelación de los datos personales.

Disposiciones antimonopolio
Todos los empleados cumplen las normas de una competencia justa y libre. No se acuerdan con los competidores precios o condiciones ni el reparto de clientes o mercados.

Erbe convence en el mercado internacional por sus avances tecnológicos en productos, por su orientación al cliente en cuanto a asesoramiento y servicio, así como por sus precios competitivos. También buscamos a nuestros proveedores según estos principios.

La organización interna de nuestra empresa tiene en cuenta los objetivos de este código de conducta.